Publicaciones / General

Pedido Ministro Berni

Pedido Ministro Berni

Pedido Ministro Berni

Puede que nos guste o no la figura del Ministro Sergio Berni, pero debemos reconocer que le asiste toda la razon cuando pide el retiro de las fuerzas de seguridad nacionales del territorio provincial debido a la falta de coordinacion y aunque no lo mencione los escasos resultados del esfuerzo en costos y recursos para mantenerlas.- Es hora de que la Policia de la Provincia recupere el territorio perdido en esos ensayos.- Por supuesto el gobierno nacional rechaza la pretencion.-

Pagina 12, 10 de febrero de 2020



El retiro de agentes federales de la provincia de Buenos Aires

Pedido de Berni a Frederic en busca de mayor coordinación de las fuerzas de seguridad

  El secretario de Seguridad bonaerense, Sergio Berni, solicitó al gobierno nacional el retiro de los agentes de las fuerzas federales “que no se encuentren cumpliendo tareas” que no sean de su competencia en el territorio provincial. El pedido fue hecho a través de una carta en la que el funcionario sostiene que la presencia de esos efectivos “complejiza la operatividad” de la policía provincial. 

De concretarse la solicitud, la medida recaerá sobre parte o el total de los 6500 agentes que Gendarmería, Prefectura y la Policía Federal que habían sido destinados a reforzar la vigilancia y controles en barrios y ciudades con altos índices de inseguridad. 

Ese refuerzo había sido pactado durante el gobierno de Mauricio Macri, entre la entonces gobernadora María Eugenia Vidal y la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, en el marco de su política de saturación y hostigamiento policial en las zonas más pobres del conurbano. 

El planteo de Berni fue hecho a través de una carta dirigida a su par en Nación, Sabina Frederic, y está fechada el 5 de febrero pasado. Allí, el funcionario hace referencia a la reunión que ambos mantuvieron hace un mes, para dar el puntapié inicial de un plan de trabajo de articulación entre ambas carteras. 

Se trata del convenio denominado “Bases para el funcionamiento de la mesa operativa conjunta de las fuerzas federales y policía de la provincia”, en el que se habló de un comando unificado entre ambas jurisdicciones. 

Berni sostiene en su carta que, para analizar la puesta en marcha de ese plan, le pidió a Frederic un detalle del despliegue de fuerzas federales que trabajan en coordinación con el ministerio provincial. 

Pero, como “al día de la fecha no hemos contado con la información”, el convenio sobre el que ambas carteras habían dialogado “resulta inviable en los términos que se propone”, sostuvo el funcionario. 

“Ante la escalada delictiva que sufre esta provincia en los últimos meses, la única respuesta recibida ahora es más burocracia”, se quejó. 

Además, el ministro interpreta que el diseño que se propone en ese convenio “no aporta nada a la necesidad fáctica de proveer a la provincia de dispositivos y recursos humanos dinámicos con capacidad de respuesta” respecto del sistema que pone en marcha el gobierno provincial. 

En este marco, añadió, “la presencia de las fuerzas federales en esta jurisdicción sin una conducción clara no solo resulta estéril sino que agrava y complejiza la operatividad diaria de los elementos policiales provinciales”. 

Por ello, concluyó, “solicito que a partir del día de la fecha sean retiradas del territorio de la provincia de Buenos Aires las fuerzas policiales y de seguridad federal que no se encuentren cumpliendo tareas que atañen exclusivamente a lo que respecta al orden y competencia federal”.

El secretario de Seguridad bonaerense, Sergio Berni, solicitó al gobierno nacional el retiro de los agentes de las fuerzas federales “que no se encuentren cumpliendo tareas” que no sean de su competencia en el territorio provincial. El pedido fue hecho a través de una carta en la que el funcionario sostiene que la presencia de esos efectivos “complejiza la operatividad” de la policía provincial.

De concretarse la solicitud, la medida recaerá sobre parte o el total de los 6500 agentes que Gendarmería, Prefectura y la Policía Federal que habían sido destinados a reforzar la vigilancia y controles en barrios y ciudades con altos índices de inseguridad. 

Ese refuerzo había sido pactado durante el gobierno de Mauricio Macri, entre la entonces gobernadora María Eugenia Vidal y la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, en el marco de su política de saturación y hostigamiento policial en las zonas más pobres del conurbano. 

El planteo de Berni fue hecho a través de una carta dirigida a su par en Nación, Sabina Frederic, y está fechada el 5 de febrero pasado. Allí, el funcionario hace referencia a la reunión que ambos mantuvieron hace un mes, para dar el puntapié inicial de un plan de trabajo de articulación entre ambas carteras. 

Se trata del convenio denominado “Bases para el funcionamiento de la mesa operativa conjunta de las fuerzas federales y policía de la provincia”, en el que se habló de un comando unificado entre ambas jurisdicciones. 

Berni sostiene en su carta que, para analizar la puesta en marcha de ese plan, le pidió a Frederic un detalle del despliegue de fuerzas federales que trabajan en coordinación con el ministerio provincial. 

Pero, como “al día de la fecha no hemos contado con la información”, el convenio sobre el que ambas carteras habían dialogado “resulta inviable en los términos que se propone”, sostuvo el funcionario. 

“Ante la escalada delictiva que sufre esta provincia en los últimos meses, la única respuesta recibida ahora es más burocracia”, se quejó. 

Además, el ministro interpreta que el diseño que se propone en ese convenio “no aporta nada a la necesidad fáctica de proveer a la provincia de dispositivos y recursos humanos dinámicos con capacidad de respuesta” respecto del sistema que pone en marcha el gobierno provincial. 

En este marco, añadió, “la presencia de las fuerzas federales en esta jurisdicción sin una conducción clara no solo resulta estéril sino que agrava y complejiza la operatividad diaria de los elementos policiales provinciales”. 

Por ello, concluyó, “solicito que a partir del día de la fecha sean retiradas del territorio de la provincia de Buenos Aires las fuerzas policiales y de seguridad federal que no se encuentren cumpliendo tareas que atañen exclusivamente a lo que respecta al orden y competencia federal”.